La orientación se considera como una alternativa educativa para guiar a la persona hacia su perfeccionamiento, pues busca capacitarla para que pueda resolver los problemas que se le presentan a lo largo de la vida.

Uno de los temas sobre el que existe una gran necesidad de orientación es la muerte, debido a que la sociedad actual ha adoptado una actitud de negación ante ella. 

Y, siendo la muerte el problema más complejo e inquietante ante el que se enfrenta el ser humano, es necesario que recibamos una orientación tanatológica que nos ayude a lidiar con todas las cuestiones relacionadas con la muerte y el duelo.

  

La orientación tanatológica fusiona los conocimientos y lineamientos de las Ciencias de la Educación con las aportaciones de la Tanatología.

Esta fusión le permite guiar a la persona para que sea capaz de afrontar su naturaleza     mortal, de forma abstracta.  

Pero sobre todo, lo ayuda a encarar la muerte concreta: la propia y la de los seres queridos, pues esta es la que afecta profunda y definitivamente a su ser.  

 

Por lo tanto, la Orientación Tanatológica es:


    Un proceso de ayuda a la persona, para que:


    Reconozca su condición mortal y a partir de ella aprenda a darle sentido y valor a su vida,


    Conozca las actitudes, sentimientos, comportamientos y emociones que la muerte                      desencadena en ella y en los que la rodean,


   Comprenda la importancia del proceso de duelo y se sensibilice acerca de sus necesidades y las de los demás,

Para lograr así, afrontar la crisis que desencadena la presencia de la muerte en su entorno.